El apogeo de las localidades y las civilizaciones hidráulicas

La cultura hidráulica es la primera forma de cultura vieja asociada en su mayoría con el papel que juegan los cuerpos de agua masivos. Dedicándose en las civilizaciones egipcia y mesopotámica, es visible que el agua fue el elemento clave en el desarrollo de las localidades, las creaciones para agradar las pretenciones de la gente y el comercio para conseguir productos básicos. Este ensayo explorará las civilizaciones hidráulica egipcia y mesopotámica.
La geografía es el elemento clave en la rica historia de la cultura egipcia. El río Nilo, que nace de las montañas de Etiopía y de la parte central de África, como el Nilo Azul y el Nilo Blanco respectivamente, fluye hacia el norte hasta el delta del Nilo y desemboca en el mar Mediterráneo. Ya que la mayor parte de las partes de Egipto eran inhabitables, la mayor parte de la multitud vivía en todo el río y practicaba la agricultura usando el caudal del río Nilo (Grimal, 1994). Los pisos eran muy ricos gracias a los ricos pisos aluviales que trajeron a lo largo de el verano, cuando el Nilo se inundó a causa del incremento de las lluvias y el derretimiento de la nieve en las montañas.
Debido al establecimiento de procedimientos de riego enormemente desarrollados, hubo abundancia de comestibles producidos desde este río, lo que condujo a un incremento de la gente. Además, hubo creaciones en la artesanía, incluida la cerámica, que mejoró la seguridad del alojamiento de comestibles. Consecuentemente, la multitud sentía que había necesidad de otros bienes como el metal y viajaban a lo extenso y ancho para el comercio de rebozados. En esta ocasión además se asocia con la creación de enormes construcciones arquitectónicas por los Reyes Magos. De hecho, la creación de la pirámide de Giza se realizó a lo largo de el verano, cuando había mucha comida (Grimal, 1994). Egipto desarrolló una enorme vivencia en ingeniería que fue con la capacidad de crear numerosas construcciones cerca de la localidad.
Del mismo modo, la cultura de Mesopotamia se asigna a dos ríos, el Tigris y el Éufrates, que suministraban agua para la agricultura. La iniciativa aquí es la misma que en Egipto; la multitud aprovechó el desbordamiento anual de los dos ríos para regar sus campos. Con el incremento de la gente y las pretenciones, se introdujeron procedimientos de riego complejos para aceptar que los campos más importantes tengan la posibilidad de ser regados. Esto fue supervisado por un sacerdote, puesto que los antiguos pueblos asociaban los ríos con la vida. El sacerdote fue recompensado por su liderazgo divino con un excedente de producción que requería la creación de enormes santuarios y almacenes que acomodarían las ofrendas.
Como resultado, hubo un incremento en el establecimiento cerca del templo para abastecer al sacerdote con contadores, guardias y constructores para expandir y gestionar la localidad en desarrollo. Con numerosos curas gracias a la presión de las superiores ofrendas, la construcción de nuevos santuarios, tiendas y la estipulación laboral de más empleados llevó al desarrollo de varias localidades en Mesopotamia (The Flow of History, 2008). La necesidad de otros bienes como metal, madera y otros bienes influyó en que los habitantes viajaran por medio de las fronteras para canjear los comestibles sobrantes con estos artículos. Esto trajo el comercio.
Sin embargo, la vieja cultura de hidráulica griega empezó en el año 3000 a. C. y como resultado, contribuyó a la política, filosofía, artes y ciencias físicas. Se han realizado distintas proyectos técnicas para hacer mejor los proyectos (proyectos hidráulicos). Usaron una tecnología avanzada, que sustentaba las prácticas de manejo del agua, y gracias a esto, un nivel de vida fue enormemente mejorado. La utilización de tecnología avanzada mejoró el suministro de agua, la custodia contra crecidas de agua, el drenaje de tierras y localidades, los servicios sanitarios y en ocasiones para la funcionalidad recreativa. Hasta el presente, existen varios pozos, cisternas, acueductos, presas, embalses, sifones, túneles y otras construcciones hidráulicas que aún hay en el territorio griego, las cuales trabajan como prueba.
En resumen, la cultura hidráulica puede detallarse mayormente por la revolución agrícola. Como se indicó en ámbas civilizaciones discutidas, la utilización del agua para la producción de comestibles condujo a una cadena de desarrollos que se nombran cultura. Los ríos jugaron un enorme papel principalmente en Mesopotamia, donde el agua fue intercambiada por otros bienes en vecindarios con escasez de agua.