El narcisista permanente e desequilibrado

Pregunta:
¿Se caracteriza el narcisista por la inestabilidad simultánea en todos los puntos indispensables de su historia?
Contesta:
El narcisista es un individuo que deriva su Ego (y funcionalidades del Ego) de las reacciones de otra gente a una imagen que él inventa y proyecta, llamada el Ser Falso (Suministro Narcisista). Ya que es imposible un control absoluto sobre la cantidad y calidad del Suministro Narcisista – está obligado a fluctuar– la perspectiva del narcisista de sí mismo y de su mundo es correspondiente e de todas formas volátil. Mientras la “opinión pública” fluye y fluye, además lo realiza la autoconfianza, la autovaloración, el sentido de autovaloración, o, en otras expresiones, lo realiza su Ser del narcisista. Inclusive las convicciones del narcisista están sujetas a un desarrollo interminable de exploración de parte de otros.
La personalidad narcisista es desequilibrado en todas y todas sus dimensiones. Es el híbrido máximo: rígidamente amorfo, devota y maleable, ligado para su soporte de la opinión de la multitud, a la que el narcisista subestima. Una parte importante de esta inestabilidad está subsumida en las Medidas de Prevención de la Implicación Emocional (MEPI) que describo en el ensayo. La capacidad del narcisista es tan omnipresente y dominante que bien podría describirse como la ÚNICA propiedad permanente de su personalidad.
El narcisista hace todo con una misión en mente: atraer Suministro Narcisista (atención).
Un ejemplo de esta clase de comportamiento:
El narcisista puede estudiar un tema preciso diligentemente y en enorme hondura para impresionar a la multitud después con esta erudición recién conseguida. Pero, habiendo cumplido su propósito, el narcisista deja que el saber de esta forma conseguido se evapore. El narcisista mantiene una clase de celda o comercio “a corto período” donde almacena lo que logre ser servible en la búsqueda de suministro narcisista. Pero jamás está verdaderamente entusiasmado en lo que hace, estudia y experimenta.
Desde el exterior, esto podría percibirse como inestabilidad. Pero piénsenlo de esta manera: el narcisista se está mejorando todo el tiempo para los “exámenes” de la vida y siente que está en un juicio persistente. Es habitual olvidar el material estudiado sólo como elaboración para un examen o para una comparecencia en la corte.
La memoria a corto período es muy bien habitual. Lo que distingue al narcisista es dado que, con él, este corto período es un estado de cosas CONSTANTE y perjudica a TODAS sus funcionalidades, no sólo las similares de manera directa con el estudio, o con las emociones, o con la vivencia, o con algún extensión exclusiva de su historia.
Así, el narcisista aprende, recuerda y olvida no online con sus intereses o aficiones reales, quiere y odia no los sujetos reales de sus emociones, sino las representaciones en dibujo utilitarias, utilitarias y unidimensionales construidas por él. Él evalúa, elogia y condena– todo desde el criterio más ajustado posible: el potencial para obtener la Oferta Narcisista.
No pregunta qué puede llevar a cabo con el planeta y en él– pero qué puede llevar a cabo el planeta por él hasta donde llega el Suministro Narcisista. Se conquista de la gente, sitios de trabajo, residencias, vocaciones, pasatiempos, aficiones, intereses&; porque parecen ser capaces de proveer más o menos Suministro Narcisista y por ninguna otra causa.
Sin embargo, los narcisistas forman parte a dos enormes categorías: los de “seguridad compensatoria” y los de “inestabilidad creciente”.
I. Seguridad compensatoria (“Clásica”) Narcisistas
Estos narcisistas aíslan uno o más puntos de sus vidas (pero jamás la mayoría) y “hacen que estos puntos sean equilibrados”. Verdaderamente no se invierten en ello. Esta seguridad sigue por medios artificiales: dinero, celebridad, poder, miedo. Un caso de muestra habitual es un narcisista que cambia varios sitios de trabajo, unas escasas carreras, una miríada de pasatiempos, sistemas de valores o creencias. Simultáneamente, sostiene un vínculo con una mujer soltera (e inclusive sigue leal a ella). Ella es su “isla de seguridad”. Para cumplir este papel, ella sólo requiere estar ahí para él de forma física.
El narcisista es dependiente de “su” mujer para sostener la seguridad que le falta en todas las otras superficies de su historia (para compensar su inestabilidad). Por otro lado, la cercanía emocional está destinada a amenazar al narcisista. Entonces, posiblemente se distancie de ella y permanezca indiferente a la mayor parte de sus pretenciones.
A pesar de este trato emocional despiadado, la narcisista la considera un punto de salida, una manera de soporte, una fuente de empoderamiento. Este desajuste entre lo que quiere recibir y lo que es con la capacidad de ofrecer, el narcisista elige denegar, reprimir y enterrar intensamente en su inconsciente.
Por eso es que siempre está consternado y devastado al darse cuenta del distanciamiento, la infidelidad o las pretenciones de su mujer de divorciarse de él. Poseído de ninguna hondura emocional, siendo totalmente un solo sendero de cabeza – no puede abarcar las pretenciones de los otros. En otras expresiones, no puede compadecerse.
Otro caso más habitual es el del “narcisista de carrera”. Este narcisista se casa, se divorcia y se regresa a casar con una agilidad vertiginosa. Todo en su historia está en constancia